El precio de enfrentar al poder político local es la difamación constante

Siempre que salgo a decir verdades, el gobierno municipal arma operaciones de prensa.

Después de la apertura de sesiones donde el intendente Julio Zamora, dio el discurso inaugural, al finalizar me dijo “a todo me decias que no”, refiriéndose a mis movimientos de cabeza que daban la negativa a tantas mentiras escuchadas. Zamora mintió que Tigre es seguro, que los vecinos resuelven sus consultas médicas sin problemas, que se cuida a la mujer, entre otras mentiras.

Al día siguiente crearon una página de Facebook e hicieron una publicación mencionando lo ocurrido ese día y cómo imagen ponen una foto mía con una palabra gravísima, que genera tanto repudio y furia en la ciudadanía. Asociar mi cara a una palabra tan tremendamente sensible, habla de la falta de límites y de una miseria política/humana jamás antes vista en Tigre.

brickel

Además hablan que estoy indignado, claro que estaba y estoy indignado.

Cuando se le miente al vecino de Tigre me indigna, cuando veo que los recursos no llegan a los barrios me indigna y me va a seguir indignando.

Si cada vez que algo me indigne porque está mal, la respuesta de quien nos gobierna, será difamarme, estamos mal.

Lejos de solucionar los problemas en los barrios, se gastan recursos de los vecinos pagándole a “personas” que se esconden en perfiles truchos para desprestigiarme.

Ya lo hicieron cuando mostraba las verdaderas realidades de Tigre en mi página Periodística, que no me pudieron callar, ni con Plata, ni con cargos, ni con detenciones ilegales, ni con armas, ni con amenazas, ni con difamaciones en C5N y en otros medios de alcance nacional.

Es una miseria humana valerse de mentiras para ensuciar el trabajo y la honestidad de cualquier persona.

SI LES MOLESTA QUE DEFIENDA Y LUCHE POR LOS VECINOS, LO SIENTO.
NO ESTOY EN EL CONCEJO DELIBERANTE PARA HACER AMIGOS, ESTOY ACÁ PARA TRABAJAR Y CAMBIAR REALIDADES.

Salen a querer ensuciarme porque no tengo nada, estoy limpio. Y eso la gente lo sabe. No tengo familiares ni amigos trabajando en la municipalidad, no tengo empresas fantasmas, no vivo encerrado en un barrio privado por miedo cómo lo hacen otros, vivo en Rincón de Milberg, en el mismo lugar desde que nací.

Me dediqué, dedico y dedicaré siempre a hablar de las injusticias y faltas que padecen todos los tigrenses, y accionaré siempre para que eso cambie, moleste a quien moleste.

Soy muy respetuoso, espero que sean respetuosos conmigo, porque ni aún diciendo verdades, falté el respeto.

Por Marcos Tenaglia – Concejal UCR – Juntos por el Cambio Tigre