11S - En el día del Maestrx decimos NO a la secundaria sin futuro

Columnas y Opiniones 11 de septiembre de 2019 Por
Todos los 11 de septiembre se celebra el día del Maestrx, ya que ese día de 1888, en Asunción del Paraguay, fallecía Domingo Sarmiento.
11s yunez

Personaje controvertido si los hay. Profuso odiador del gaucho, del indio y de todo lo que huela a tierra de estas pampas. Consecuencia de este sentimiento profundo es que hizo todo lo que estuvo a su alcance  para traer maestras de los Estados Unidos; de fomentar la llegada de la “inmigración de calidad” de Europa, y de plasmar  adulaciones a Bartolomé Mitre en misivas detestables fechadas en 1861, en las que manifiestó su satisfacción “no por el acto en sí, sino por su forma” para referirse a la decapitación y posterior exhibición, en La Rioja, de la cabeza del Chacho, Ángel Vicente Peñaloza, uno de los último caudillos federales, ultimado por la “pacificación nacional” del liberalismo porteño, triunfante en Pavón. Sarmiento, además de eso, es portador del recuerdo de escritor notable, estadista y artífice destacado del siglo XIX, cuando todo estaba por hacerse, organizador oficial de la nación, junto a Bartolomé Mitre y Nicolás Avellaneda, bajo los preceptos del modelo agroexportador. Sin embargo, lo recordamos confusamente como “el padre del aula” por su labor en al ámbito educativo institucional y nada más. Hasta acá, un simple repaso de una historia muchas veces olvidada.

Lejos quedaron los tiempos decimonónicos, parte de un pasado al que lxs docentes tratamos de hacer amigable en su didáctica para que les pibes se apropien de eso que consideramos valioso e imprescindible en su conocimiento como factor de poder a la hora de no ser llevados por las narices por discursos marketineros y de espejitos de colores en un mundo ultraglobalizado. Discursos hoy reciclados en emprendimientos individualistas, puntas de icebergs del proyecto neoliberal macrista, “Escuelas del Futuro” y otros embustes oficiales que enaltecen la educación para el mercado. Reformas inconsultas en las que lxs protagonistas estamos ausentes, que pretenden vendernos un futuro promisorio cuando aumentan cada día la cantidad de pibes que van a comer a las escuelas, cuando esas escuelas se transforman en lugares de contención y abrigo de la tormenta neoliberal que azota hace casi cuatro años nuestro país, siguiendo las comparaciones climáticas del prometedor de pobreza cero. Escuelas del futuro sin pensar en el presente, una estrategia de olvido del pasado, que no solo se traduce en ausencias oficiales de próceres de la moneda nacional. Una negación rotunda de nuestra historia como nación, de esa idea de igualdad y ascenso social presente en el ADN argentino, para edulcorarnos con la idea de un futuro que algún día llegará y derramará beneficios de la copa neoliberal. No obstante, la realidad es otra: escuelas sin calefacción, con ratas, en estado de abandono en, por ejemplo, distritos como la Ciudad de Buenos Aires, la cual tiene los mayores recursos del país, pero en la que se convive todos los días con la desidia del gobierno capitalino que hace doce años viene quitando presupuesto a la educación pública, bajando la calidad de las raciones alimentarias y atacando de manera sistemática a lxs docentes que no nos resignamos a una política que gasta más en publicidad que en escuelas. También, docentes que trabajamos varios turnos para remarla en un mar amarillo que es la Capital, como cualquier trabajador que ve los resultados diarios de las políticas de azotes neoliberales en su salario y en todo el deterioro económico, se tome el índice que se tome. En los niveles nacionales, deciden sacarles las computadoras a lxs pibes con excusas inverosímiles, así borran de un plumazo programas reconocidos por las Naciones Unidas, esos que fueron nombrados como una fenomenal política contra la injusticia de la brecha digital.

WhatsApp Image 2019-09-10 at 18.22.56
Somos lxs maestrxs y profesores lxs que estamos orgullosos y orgullosas de la escuela pública, donde trabajamos todos los días con la certeza de que es la gran igualadora social, que la educación es la única herramienta contra los yugos culturales que nos oprimen, con la altiva idea de Paulo Freire de una educación para la liberación, que se traduce en pensarnos como actores cotidianos, sujetos políticos que tomamos posición ante el mundo y pretendemos movilizar en nuestros alumnos y alumnas, cuestionamientos y pensamientos críticos, que aparezcan más “Ofelias” que trastoquen el estado de las cosas.

Y acá estamos, a pesar de los mensajeros mediáticos del odio, de las violentas patotas del sur, de los ceos, de los zorros en el gallinero. Acá estamos en un septiembre como pocos, con la ansiedad de la certeza de que hay esperanzas, donde no sólo florecerán mil flores. Acá andamos, en tiempos previos a la primavera que se avecina con el sueño intacto de volver a tener políticas para una escuela pública para todos y todas, que, con debilidades y fortalezas, aciertos y errores, siempre apuesta al futuro, un futuro para todos y todas, aquellos que están y por lxs que vendrán, en eso andamos lxs maestros y profesores por estos sures de la Patria Grande.

 

Por Héctor Yunez - Profesor de Historia - IG: @hecyunez

 

11S

Te puede interesar