¿Y si se queman las biblias?

Columnas y Opiniones 06 de septiembre de 2019 Por
Es la pregunta que nos hacemos ahora, si por alguna razón toda la sabiduría religiosa escrita desapareciera, ¿qué pasaría?
WhatsApp Image 2019-08-28 at 14.02.31

Un psicólogo norteamericano (Ira Progoff 1921-1998), al volver de la segunda guerra mundial se preguntó qué podría haberle sucedido a la civilización si la quema de libros rituales de los nazis hubiera continuado hasta que se destruyera toda la sabiduría registrada de la humanidad: todas las biblias del mundo, el Antiguo y el Nuevo Testamento, el Tao-te Ching, los Upanishads, el Corán y todos los demás.

Es la pregunta que nos hacemos ahora, si por alguna razón toda la sabiduría religiosa escrita desapareciera, ¿qué pasaría?

El mismo autor sostiene que en cada uno de nosotros hay una corriente subterránea de imágenes y recuerdos. Esa corriente no es ni más ni menos que nuestra vida interior. Para esto no necesitamos ser personas místicas, lo que necesitamos es una vida!

Se trata de ir y volver hacia lo más profundo en esa vida. De la superficie a lo profundo y de lo profundo a la superficie, un ida y vuelta permanente. Requiere de audacia y valor, preguntarnos por cómo vamos asumiendo nuestra existencia, su significado y sentido, hacia dónde, por dónde, desde dónde….

Progoff en esto, cita a un teólogo jesuita (K. Rhaner): “El problema teológico de hoy es el arte de extraer la religión de un hombre, no bombearla dentro de él. Y ese arte es ayudar a los hombres a convertirse en lo que realmente son”

Para esto no hay recetas. Mucha gente no entiende la Biblia escrita; otros la recitan de memoria, sabe en dónde está cada cosa, y buscando mérito en ello. Otros citan de modo apologético. No se trata de eso.

Se trata de tomar conciencia de por dónde va nuestra propia biblia, la que surge de todas nuestras experiencias de vida, de nuestros sueños, nuestros fracasos. La mayoría de la gente la única biblia que leerá será nuestra propia vida.

Si se quemaran las biblias, no se perdería nada del paso de Dios por la historia. Bastará con que surja lo más profundo de cada uno de nosotros, nuestras vivencias espirituales, como hombres y mujeres, reescribir nuestra historia de nuevo, una y mil veces, ya ahí estará El hablándonos para que sigamos siendo su palabra en este mundo tan sordo.

Por Juan Carlos Riquelme - [email protected]

Te puede interesar