CINQUE TERRE – Liguria

Columnas y Opiniones 04 de septiembre de 2019 Por
En esta región, que esta bañada por el Mar Ligure, cinco son los pueblos que dan origen al nombre con que se conoce la zona. Forman parte del Parco Nazionale Cinque Terre.
Monterosso

En su origen fueron pueblos de pescadores.  Hasta hace poco tiempo atrás solo se podía llegar por mar. Y es desde el mar de donde se tiene una vista casi de fábula.

Los viñedos cultivados en terrazas, que en algunos lugares llegan de forma abrupta hasta el mar, le dan al paisaje un aspecto único en el mundo. El vino de la zona es el Vermentino, de un hermoso color amarillento con un sabor particular que le da el salitre del aire de mar a la uva.

Si quieren disfrutar de estos rincones, coloridos, bulliciosos y perfumados  ya sea por el mar o por las cocinas: piérdanse en las callejuelas, intricadas y estrechas.

Monterosso al Mare, es el más grande de los pueblos y el que tiene playas, con el característico mar cristalino turquesa. Recorriendo el centro histórico y sus callecitas les recomiendo tomen un descanso y un vaso del vino local llamado “Schiacchetrá”, muy bueno.

Hay una “Torre Aurora”, que fue construida en el siglo XVI para  prevenir el ataque de los bárbaros, desde donde se tiene una excelente vista. Este monumento divide la zona moderna de la antigua. En la parte moderna, sobre el mar, se puede ver una enorme estatua de Neptuno llamada “Il Gigante”.
La iglesia de San Juan Bautista y el convento de Capuccinos se encuentran en la parte antigua. Las capillas del siglo XIV son hermosas y muy bien conservadas.
La población es de 1468 habitantes.

Monterosso1

Vernazza, aquí se encuentra el puerto de antiguas tradiciones marítimas, y que se mantiene aún como auténtico pueblo de pescadores. El Castillo Doria es un gran bastión en un extremo del pueblo y el Torreón que formaba parte de las murallas medievales.

En la Plaza Principal, rodeada de casas antiguas multicolores, bares y cafés se encuentra  la Iglesia Santa Margherita di Antioquia de 1318 de estilo gótico-ligure, construida junto al mar. En lugar de una cúpula tiene un campanario octogonal. Saliendo de Vernazza se encuentra el Santuario de la Madonna di Reggio, donde se venera a la Virgen Negra con el Niño.
La población es de 852 habitantes.

Monterosso2
Corniglia, es el pueblo más pequeño de las Cinque Terre, ubicado sobre un acantilado rodeado de viñedos y olivares, y la particularidad es que no tiene acceso al mar. Se llega a él por una larga escalinata de 377 escalones dividida en 33 tamos.

Si no quieren hacer el esfuerzo hay un bus que parte de la estación de tren. No se tarda mucho en recorrerlo y tampoco hay mucho para ver. En la Plaza Largo Taragio se encuentran la Iglesia de Santa Caterina y la de San Pedro. Aquí se disfruta de la tranquilidad y la calma.

Se puede acceder al mar bajando las escaleras donde las playas de rocas tienen el agua más turquesa y cristalina de todo el parque.
Su población es de 245 habitantes.

 Monterosso3
Manarola, es el segundo pueblo más pequeño. Aquí las  casas se agrupan  arracimadas a lo largo de la vía principal, Vía di Mezzo, que sigue el curso del rio Groppo.
La iglesia parroquial, de estilo gótico, es de 1338. El pueblo es alegre y colorido, con muchos restaurantes donde deben probar la focaccia ligure. Tiene una hermosa piscina natural entre las rocas donde el mar es de un color maravilloso.

Riomaggiore, Creo que es de los cinco pueblos el más pintoresco y simpático.  En lo alto del pueblo se encuentra el Castillo de Riomaggiore llamado Castellazzo di Cerricó, es una fortificación del siglo XIII.
La iglesia de San Juan Bautista, que  fue construida en 1340,  es muy chica y  muy bonita. Limpio y ordenado, con sus casas coloridas, abrazadas a las montañas que llegan hasta el mar a un pequeño embarcadero, desde donde se puede admirar el pueblo que parece una cascada de colores. 

Aquí se encuentra excavada en la roca, la romántica “Vía del Amore”(“Camino del amor”)  de aproximadamente un km y que llega hasta Manarola.  Por suerte estaba bastante solitario, Italia está llena de lugares románticos, pero este sendero dedicado al amor es soñado. Llegando a Manarola hay un bar casi colgado del acantilado llamado el “Bar del Amor” y por supuesto me quede a contemplar la belleza de nuestro hermoso planeta.
Tiene una población de 1740 habitantes.

 

Por Silvana Salvucci, autora de www.recorreitalia.com 

[email protected]

Gran parte de éste texto se encuentra publicado originalmente en www.recorreitalia.com

Te puede interesar