Emprender en tiempos de crisis

Columnas y Opiniones 02 de septiembre de 2019 Por
¿Quién no ha soñado alguna vez con patear el tablero? Decirle al jefe: "me voy, inicio mi propio negocio"
WhatsApp Image 2019-09-02 at 00.25.25

Bueno, eso hice yo hace exactamente 13 años. Decidí dejar mi cómodo trabajo en un banco y aventurarme a un emprendimiento sin saber nada al respecto. Es más, ni siquiera sabía cuál era exactamente ese proyecto...

Pasaron meses hasta que logré iniciar un emprendimiento financiero con un ex cliente del banco donde trabajaba.  Sin embargo, ese proyecto fracasó y los meses que siguieron a ese fracaso fueron muy duros. Con mi mujer hacia poco tiempo que convivíamos y si bien ella tenía un pequeño emprendimiento, lo cierto es que no alcanzaba para que viviéramos de él. Urgidos por la falta de dinero decidimos unirnos y potenciar el proyecto que ella había iniciado. Fueron varios años de luchar y aprender de un negocio del que no teníamos la más remota idea, en el cual eramos nuevos, unos auténticos outsiders. Con el correr de los años logramos consolidarnos e iniciamos otros emprendimientos.

Ahora bien, está columna no tiene como finalidad contarles mi experiencia, sino transmitirles lo que aprendí en estos años.

Comencemos

Antes de iniciar un proyecto es importante tener en cuenta a qué nos estamos enfrentando a la hora de emprender. Emprender significa trabajar mucho, sí, mucho más de lo que creíamos. Es más, si pensabas que tendrías más tiempo para vos, error. Al emprender vas a tener mucho menos tiempo para vos ya que tendrás que dedicarle horas interminables a ese emprendimiento.

Proyecto

Decidir en qué rubro uno quiere iniciarse sin dudas es lo primero. Mi consejo es que a la hora de emprender lo ideal es hacer algo ligado a nuestros conocimientos y habilidades. No obstante, si nos decidimos por iniciar un proyecto en el cual no tenemos la más mínima experiencia, lo ideal es aprender lo máximo que podamos del mismo. Investigar, saber de qué se trata.

Es fundamental tener en cuenta que la resiliencia, el esfuerzo, el tiempo y la capacidad de adaptación permanente son fundamentales en el éxito de cualquier emprendimiento.

Plan de negocios

Una vez que hayamos decidido en qué vamos a emprender, es fundamental armar el plan de negocios. Este básicamente es un escrito donde nos dedicaremos a formular cuáles son los objetivos de la empresa, las estrategias para conseguirlo, la estructura organizacional, la inversión necesaria para iniciar el proyecto y como resolveremos los futuros problemas que pudieran presentarse. El plan de negocios original irá mutando con el tiempo de acuerdo a los problemas que se vayan presentando, no obstante es fundamental para tener una idea inicial de como iniciar el emprendimiento.

Inversión inicial

El dinero que necesitamos para iniciar un proyecto es fundamental, pero aún más importante es poder establecer adecuadamente cuál es exactamente ese monto. Para ello es importante detallar exhaustivamente qué vamos a necesitar para comenzar ese negocio. Como ejemplo, pensemos en una persona que quiere poner un kiosko: este emprendedor tendrá que buscar un local, comprar heladeras, pintar, iluminar, contratar un electricista, hacer un cartel, abonar las tasas y habilitaciones municipales, adquirir mobiliario, solicitar la primer compra de mercadería, etc. Como son muchas las cosas que necesitamos y todo suma, es importantísimo detallar todo al principio para saber con exactitud cuanto dinero va a requerir nuestro emprendimiento. Algo que recomiendo es siempre agregar un 15 % al presupuesto original por si surgieran imprevistos.

Flujo de caja y costos fijos

Buscar clientes, contratar personal, hacer publicidad y muchas otras cuestiones forman parte del inicio del negocio una vez que está montado. Sin embargo, algo muy importante y que tiene estrecha relación con la supervivencia de nuestro emprendimiento, serán los costos fijos y el flujo de caja. Se entiende por costos fijos a todas aquellas erogaciones ligadas al desarrollo del negocio que tienen una periodicidad. Como ejemplo, pensemos en el alquiler, los servicios, sueldos (si los hubiera), tasas e impuestos, etc. El flujo de caja es el ingreso de dinero que tendrá el negocio. Como establecer el flujo de caja futuro de un negocio no es fácil. Es importante tener especial cuidado cuando iniciamos un emprendimiento con el tema de los costos fijos ya que en la mayoría de los negocios que fracasan estos representan la causa fundamental. Yo recomiendo que al iniciar tengamos costos fijos bajos, si pudiéramos contar con un dinero para solventar los primeros 3 meses de gastos, sería ideal. Otra cosa importante son los empleados. Lo ideal al comienzo es tratar de no contratar a nadie y recién hacerlo a medida que vamos viendo que el crecimiento del negocio lo hace imprescindible.

Desarrollo del negocio

El día a día del negocio dependerá de muchas cuestiones, todas relacionadas a las particularidades de cada rubro. Lo importante es ir adaptando nuestro negocio de forma constante, entender que nos pide el mercado, que nos exige para tener éxito y poder crecer. Las nuevas tecnologías nos acercan a herramientas que nos permiten vender nuestros productos y servicios a una escala global.

En la medida que el negocio crece, será necesario incorporar nuevas máquinas o servicios. Es importante siempre utilizar el sentido común, si buscamos expandir nuestro negocio analizar los costos y beneficios que obtendremos nos ahorrará dolores de cabeza futuros. Como ejemplo, pensemos en una persona que tiene una peluquería y ve que se le va gente porque no llega a atenderla. Esta persona decide contratar un empleado para poder atender más personas pero, la cuestión es que no son tantas las personas que no podía atender y que el ingreso extra que obtiene no logra cubrir el sueldo de este nuevo empleado. Esto suele suceder muy a menudo cuando nos guiamos más por el instinto que por los números reales. En un caso como éste lo que nos convendría es ofrecer descuentos por corte aquellos días que tengamos menos clientes, de esta manera podremos aprovechar a aquellos que se iban por no poder atenderlos sin necesidad de contratar un empleado. A esto me refiero cuando hablo de costos y beneficios.

Para finalizar, está columna pretende darles un pantallazo general sobre qué es emprender y cómo empezar. La mayoría de los emprendedores no planifican, se guían por el instinto y terminan entre los 9 de cada 10 negocios que no llegan a los 10 años de vida.

Recuerden que el éxito de un emprendimiento no depende tanto del proyecto en sí, más bien de las personas que lo lleven a cabo.

Por Lucas G. Lopez - [email protected]

Te puede interesar