El virus que frenó la estupidez y le regalo a Alberto Fernández la oportunidad de unir a Argentina, aunque sea por un rato

Además de los seres queridos que posiblemente muchos vayamos a perder, es obvio que vamos camino a enfrentar una recesión económica sin precedentes, la cual además de vidas, va a llevarse puesto los sueños y proyectos de muchas familias argentinas. Basándome en la información disponible, creo que de esto ya no hay vuelta atrás, a menos que surja un milagro.

Pero Alberto Fernández tiene hoy la oportunidad única de UNIRNOS, la cual se presenta en su favor, justo al inicio de su mandato, y por lo tanto todos deberíamos obligarlo a cumplir.

Hoy, un pequeño, pero temible enemigo nos está enseñando que no tenemos ni el tiempo ni los recursos como para perder energía en la grieta, en políticas cachivache o en mafias políticas, sindicales y judiciales. NO PODEMOS SEGUIR POR ESTE RUMBO.

Nos nockeó tanto la naturaleza como la improvisación, y depende de nosotros argentinos, de la mano de un líder firme, levantarnos o no. Pero para hacerlo, es imprescindible modificar el paradigma cultural y político argentino, y quien tiene que liderar esta empresa, nos parezca o no, es el mismo Alberto Fernández.

Sr Presidente:

Yo no lo vote, y la verdad tengo mucha preocupación por varias de las medidas sociales y económicas que se tomaron previo a la pandemia, pero dados los últimos acontecimientos, creo que usted tiene algo que hoy es imprescindible para liderar el país: CORAJE.

Úselo para ser un San Martín, un Churchill o un Mandela, como quiera, pero diferénciese del caldo político y sindical que lo rodea. Es decir, use este atributo para bien y gánese el respeto de todos, inclusive de quienes no lo votamos.

Júntese con los más aptos, y no con aquellos que le quieren ser impuestos, o quienes reclamen puestos y/o favores. No descarte las buenas políticas que aplicaron otros, úselas a su favor y descarte las malas, que de seguro hay muchas.

Confiamos en que siempre van a estar los intereses de la totalidad del pueblo Argentino por delante de otros.

No piense en votos, piense en FUTURO, y convoque a toda la ciudadanía a unirne en la difícil misión de salir lo antes posible de esta pandemia y también de cortar con la pobreza endémica que nos afecta desde hace ya décadas. Hágalo con una estrategia sostenible en el mediano y largo plazo, no en el corto.

Descarte con mensajes claros, las ideas retrogradas que muchos avivados proponen; y que usted sabe bien son nocivas para la correcta proyección de la economía del país.

Ponga al Estado en orden para que deje de ser el yunque nacional y liberenos a todos, empresarios y trabajadores para que podamos crear riqueza y empleo digno.

Hoy más que nunca es importantísimo que los impuestos de los argentinos se destinen de forma directa a los pilares que garantizan el crecimiento de cualquier nación: Educación, Ciencia, Tecnología, Salud y las Fuerzas Armadas, que hoy están claramente demostrando lo importantes que son para el resguardo del país.

Que esta pandemia, al igual que lo fue la guerra en el caso de otros países, nos empuje a ser mejores y a transformarnos en la potencia que deberíamos ser desde hace muchos años atrás. Quienes verdaderamente amamos Argentina y queremos un futuro para nuestros hijos lo vamos acompañar más allá de las banderas ideológicas.

Cierro con esta reflexión: La misma naturaleza, y las amenazas producidas por otros países, tal como es el COVID19, nos obligan pensar en frío y a no poner energía en cuestiones emocionales y/o políticamente correctas, sino en estrategias eficientes a mediano y largo plazo, más allá del costo político que esto implique para quien las impulse.

APROVECHE ESTA GRAN OPORTUNIDAD DE UNIRNOS.

PD: Llego el momento de dejarnos de joder y de diferenciar a los Argentinos, no por su nivel socio económico o por su ideología, sino por sus VALORES.

Por Carlos Sebastián Martins