Hay que nacionalizar los servicios públicos

Columnas y Opiniones 04 de noviembre de 2019 Por
¿Por qué empresas de servicios públicos que rinden grandes utilidades anuales son privadas girando millones y millones al exterior? ¿No podría esa plata quedar en la Argentina, para bien de los Argentinos? ¿Podrán, aún hoy, refutarnos con la mentira ya comprobada de que «los privados administran mejor»?
Por Martin Szmukler (11)

Edenor, Edesur, son el paradigma de las empresas privadas mal gestionadas, imprevisoras, especuladoras al máximo de la no inversión. Sin embargo en 2018 las eléctricas ganaron 10.000 millones de pesos. SI. 10.000 millones de pesos. Mientras miles de Pymes, ahogadas por los tarifázos y las boletas millonarias de luz cerraban sus puertas, Edenor y Edesur ganaban miles de millones. Para poner de pie de una vez y para siempre a la Argentina debemos terminar con las injusticias, y estas son grandes injusticias e inequidades a las que debemos apuntar. Arranquemos por lo básico, lo moralmente soberano; no es ir contra lo privado, ni contra las empresas, es recuperar la administración de lo que es nuestro, nos pertenece, como así también la responsabilidad estatal de que funcionen en beneficio del Pueblo Argentino. Los servicios públicos deben ser eso: servicios para uso y goce de toda la población con acceso universal garantizado.

Estos años de gobierno de derecha neoliberal fueron caros para el Pueblo Argentino. Hemos visto enfermos electro-dependientes llorando por los canales de televisión por el corte de suministro, demostrando una vez mas lo inhumano de administraciones empresarias que solo ven lucro donde el estado debe ver personas y tiene la responsabilidad de protegerlas. Hemos visto la proliferación en las barriadas de «medidores prepagos», otra muestra mas del la lógica capitalista al mango. Cuando tenes unos mangos tenes luz, ¿se te acabo la plata? viví a oscuras! Perverso. Luz, Agua, Gas, servicios básicos, esenciales a sociedades modernas y civilizadas diríamos, ¿No? Bueno, volvamos nomás, al nacionalismo de enserio. El estado administrando, controlando, regulando, interviniendo en la economía. Y con los servicios públicos en manos del Pueblo. Y sin fuga de capitales, que es a lo que se dedican los dueños de estas empresas. Es solo cuestión de voluntad política, y también económica: «La economía nunca es libre, o la maneja el estado en beneficio del Pueblo o la manejan las grandes corporaciones en perjuicio de este» Nos decía el Gral. Perón. O leamos a Chomsky: «América Latina sufrió muchos problemas con la fuga de capitales porque es una región abierta a los mercados internacionales de capitales. En Corea del Sur ese problema no existe, porque aplican la pena de muerte en los casos de fuga de capitales». Y dice que como cualquier sistema sensato hay una dirección centralizada de la economía. No hace falta ser tan drásticos, claro, pero se trata de no dejarnos robar mas.

Es ahora cuando debemos empezar a pensar como argentinos. Con conciencia nacional, y objetivos nacionales a largo plazo. Conscientes de que estamos en un mundo donde «la libertad de empresa» parece estar por encima de los intereses colectivos de la sociedad. Hoy mientras los medios de comunicación estigmatizan a todo político verdadero con intereses hacia las mayorías, mientras demonizan a los sindicalistas que defienden a los laburantes y se enfrentan a la usura laboral de los patrones; nuevamente, contra todo ese aparato mediático antinacional, de la mano del Peronismo, se pone de pie un Frente Nacional con ansias de distribución justa en un país con alimento y recursos para que una sociedad se realice plenamente.

El neoliberalismo cae a pedazos, los estallidos sociales continúan y continuarán mientras las injusticias sigan a la orden del día; seguirán las luchas y las efervescencias mientras algunos pocos sigan con su afán de poseerlo todo y grandes mayorías, excluidas, marginadas, olvidadas sigan sin poseer nada. Las derechas, con su ya repetida ceguera histórica, siguen acaparando a manos llenas y generando sociedades mas y mas desiguales. Al contrario del lema del Gral Perón: «Queremos menos ricos y menos pobres» Lo único que nos ofrecen es ricos cada vez mas ricos y pobres cada vez mas pobres. Con el agravante inmoral de la globalización neoliberal de que los pobres son cada vez mayor porcentaje de la población y los ricos cada vez menos con mas y mas dinero.

Es obsceno y denigrante para la raza humana, la sin razón de los privilegiados lleva a la ruina a un planeta exhausto ya por la destrucción del medio ambiente y la Tierra misma. Pedirle conciencia social a las élites del dinero, eso Si, sería utópico. Lo que no es utópico es que los Pueblos, esclarecidos, conscientes, curtidos en la lucha histórica del siglo XX y la realidad concreta de décadas de recetas fracasadas que solo benefician a grupos concentrados, ya no toleran mas injusticias en medio de la abundancia. Ponemos trabajo, sacrificio, la vida misma los Pueblos, mientras un sistema financiero apátrida de las nacionalidades se lleva las ganancias a no sabemos donde. Los Pueblos estamos cansados, prontos y dispuestos a cambiar la historia de una vez por todas. Latinoamérica vibra, late. Un continente nacido de las luchas por su liberación, sin jamás ambiciones de conquista imperialista dice una vez mas: Basta de Neoliberalismo!

Unidad, unidad, unidad y La Derecha Nunca Más…

Por Javier Parbst  - PERONISMO 26 DE JULIO TIGRE

Te puede interesar